En la naturaleza el elemento curvo-redondeado-cóncavo sirve para tomar y almacenar; los hombres, al fabricar, tenemos en cuenta este dato, de ahí que, una cuchara plana no cumpliría su función.

En la escritura los elementos envolventes simbolizan lo mismo. Y más aún la escritura redonda, tipo bola, nos confirma esa tendencia al acaparamiento y al mismo tiempo, de cierre.

Este tipo de escritura se observa en los adolescentes, en esa etapa vital en la que se suelen cerrar posiciones, por temor, por inseguridad, por miedo. El niño adopta actitudes egocéntricas y egoístas y se enfrenta al mundo adulto con tozudez y cerrazón.

Releyendo un libro de Rappoport que compré en 1996 (1.700 ptas indica la pegatina de la librería) recoge la teoría de Piaget y de Elkind, leo:

El egocentrismo de un niño, dicen los expertos, se debe a esa manera tan concreta de manejar datos reales: “es de tal género que ve el mundo fundamentalmente desde su propia perspectiva”.

Sin embargo

“El pensamiento del adolescente también parece sumamente subjetivo porque, pero por una razón muy distinta: el adolescente coloca un énfasis excesivo en las consideraciones externas: se preocupa sobre todo y muestra particular sensibilidad por lo que los demás puedan pensar de él”.

Y es que los adolescentes desarrollan un tipo de pensamiento basado en posibilidades y no de acuerdo con las realidades inmediatas.

Por esta razón Rappoport sostiene que

“Mientras el pensamiento durante la niñez presentaba características egocéntricas porque se hallaba demasiado estrechamente ligado a realidades personales, arbitrarias, durante la adolescencia puede ser egocéntrico porque se halla demasiado estrechamente ligado a posibilidades personales y arbitrarias”

Desde esta perspectiva no sorprende, por tanto, la escritura de la imagen: redonda, anillada, compacta, cerrada y doña perfecta enmarcada en un entorno perfecto.

Algunos grafólogos opinarían que la autora de la carta  es egoísta (término moral!) , yo opino que, sencillamente, solo trata de sobrevivir encerrándose en sus posiciones.