Seleccionar página

La Inteligencia Artificial se está imponiendo.

Recientemente he leído un artículo de Sol-Muntañola publicado en Togas-biz, http://togas.biz/articulos/articulo-profesionales-qu-sucede-con-la-propiedad-intelectual-de-los-contenidos-y-obras-generados-a-trav-s-de-gpt-3-chatgpt-github-copilot-y-otros-sistemas-de-inteligencia-artificial-/

Una idea esencial que plantea el artículo es que dado que los textos que produce la IA son originales, no pueden ser copia de otro documento de la red y que utilizarlos no constituye un delito contra la PI.

Así que he probado pedirle https://chat.openai.com/chat, que me escribiera un artículo sobre la lingüística forense y a continuación que me ampliara el concepto de plagio, y esto es lo que ha redactado:

“La lingüística forense es una disciplina que se ocupa de la aplicación de los principios y métodos de la lingüística en el campo de la justicia. Sus orígenes se remontan a la década de 1920, cuando el lingüista francés Alphonse Bertillon comenzó a utilizar la escritura manuscrita para identificar a los delincuentes. Con el tiempo, la lingüística forense se ha desarrollado para incluir una variedad de técnicas, como el análisis de la ortografía y la gramática, la comparación de documentos escritos y grabaciones de audio, y el análisis de la entonación y el acento.

Una de las aplicaciones más comunes de la lingüística forense es la identificación de la autoría de un documento escrito. Esto puede ser útil en casos de fraude, plagio, y otros delitos relacionados con la escritura. Los lingüistas forenses también pueden utilizar su expertise para analizar grabaciones de audio y video, para determinar si una persona es el autor de una declaración o para identificar a una persona a través de su voz o dialecto.

Además, la lingüística forense también se utiliza en casos de acoso o amenazas, para determinar si una persona es la autora de un mensaje o si una grabación de audio es auténtica. También puede ser útil en casos de traducción, para asegurar que una traducción de un documento es precisa y fiel al original.

En resumen, la lingüística forense es una disciplina valiosa que ayuda a la justicia a resolver casos mediante el análisis de la escritura, el lenguaje y la comunicación. Sus técnicas y métodos son cada vez más sofisticados y se utilizan cada vez más en una variedad de casos legales para ayudar a encontrar la verdad y hacer justicia.

El plagio literario es la acción de tomar la obra intelectual de otra persona y presentarla como propia sin dar crédito al autor original. Esto incluye, pero no se limita a, la utilización de fragmentos de texto, ideas, argumentos, estructuras, diseño, y cualquier otra forma de contenido de una obra sin el debido permiso o reconocimiento. El plagio también puede incluir la adaptación o modificación de una obra existente, o la reutilización de una obra previamente publicada.

El plagio literario puede ser cometido tanto de forma intencional como no intencional. Puede ser cometido por escritores, académicos, estudiantes, y otros profesionales que utilizan material de fuentes externas en sus propias obras.

Hay varias razones por las que alguien puede cometer plagio. A veces, puede ser debido a la falta de conocimiento sobre las normas éticas y legales de la propiedad intelectual. Otras veces, puede ser debido a la falta de tiempo o habilidades para investigar y escribir un trabajo original. Aunque en algunos casos puede ser intencional y cometido con fines de lucro o beneficio personal.

El plagio literario es una violación de la propiedad intelectual y puede tener consecuencias legales graves. Además, puede causar daños a la reputación de un escritor o académico y puede socavar la confianza en la investigación y la literatura en general. Por lo tanto, es importante que los escritores y académicos sean conscientes de las normas éticas y legales de la propiedad intelectual y eviten el plagio en sus trabajos.”

Sin embargo este texto que parece tan adecuado, contiene cuatro datos que merecen matizarse:

1.- Bertillon era policía e inventó una técnica forense: la antropometría, util para identificar delincuentes.

2.- La propiedad intelectual no protege ideas,y por tanto utilizar una idea no es plagio.

3.- Rara vez se copia un texto sin que sea una actividad intencional: el gesto copiar/pegar con el teclado del ordenador se realiza de forma voluntaria; plantear la posibilidad de un plagiador ingenuo, resulta una defensa poco creíble. Habitualmente las copias se realizan con plena advertencia y total consentimiento.

4.-Hoy por hoy es sabido por quienes forman parte del ámbito académico, literario o empresarial, que el copiar sin la debida autorización, es un hecho delictivo; además, Ignorantia legis non excusat: o lo que es lo mismo, la ignorancia de una ley no excusa al delincuente.

Visto lo visto,  los profesionales siguen siendo necesarios para verificar una información.

Por ahora…

Nota: la imagen está obtenida con AI, DALL·E 2 (openai.com)