Los grafiti, como expresión gráfica o escrita, siempre tienen una connotación anónima; el “malote” que se escuda y se esconde detrás de un comportamiento incívico quiere transmitir un mensaje y dejar huella , pero al expresarse, se expresa, es decir transmite algo de su personalidad.

Veamos este mensaje,

NO SEA TAN OBEDIENTE Y SUMISO

DESPIERTA     REVELATE

  1. El grafiti está escrito en el respaldo de un banco situado en un parque público.
  2. El autor ha debido de agacharse para escribir.
  3. La escritura  clara  manifiesta la necesidad de que el mensaje sea legible para que pueda ser leído y comprendido.
  4. La escritura redondeada manifiesta un carácter poco combativo de su autor.
  5. El autor está poco habituado a escribir este tipo de mensajes. Un grafitero que se precie siempre va a estampar sus mensajes y dibujos con el material necesario: en este mensaje, su autor no prevé el desgaste del rotulador, de forma que la última palabra se entinta muy poco.
  6. El orden en la colocación de las palabras es revelador de la importancia de lo que escribe el autor: en este caso, el mensaje principal es: NO SEA  TAN OBEDIENTE Y SUMISO, pero el uso de TAN (apócope de Tanto), refuerza este perfil escasamente rebelde de su autor, ya que acepta, en cierto grado, tanto la obediencia como la sumisión.
  7. El autor está acostumbrado a emplear la segunda persona como tratamiento de usted (NO SEA -usted-) en lugar de una persona en singular (NO SEAS), por lo que parece indicar que el autor o bien ha recibido una educación rígida o procede de países sudamericanos donde están más habituados a tratarse de usted.
  8. El hecho de emplear una frase larga en el inicio del mensaje, revela un perfil más pedagógico que autoritario: por lo tanto, el mensaje más que una provocación, es un consejo.
  9. DESPIERTA REVELATE, son dos verbos en imperativo. Lo curioso es el empleo del verbo REVELAR en lugar del verbo REBELAR. Se entiende esta confusión como una confusión ortográfica, y no como un intento de analogía poética ya que acompaña a otro verbo que metafóricamente contiene el mismo significado.
  10. Por último, hay que señalar, que si bien el lugar indicado para escribir el mensaje había sido seleccionado con el fin de impactar, lo cierto, es que el mensaje carece de fuerza y de atractivo.

Quizás su autor sea un grafitero novel, alguien que quiso ser malote o pasar una apuesta entre amigos.

Sea lo que sea, el graffiti sigue siendo un acto incívico: ahora le toca al Ayuntamiento retirar una pintada en un banco recién estrenado.