Recientemente he visitado la Abadía de Montserrat.

En uno de sus rincones encontré este inmenso Cusachs, titulado La huida a Egipto.

Tomé esta fotografía tan extraña para que se viera la proporción del cuadro con respecto a una puerta lateral. El cuadro, según la cartela, mide 248 x 230, aunque debido a la perspectiva me parecía más grande.

La firma, se la pueden imaginar, rondaba una extensión de 40 cm, a ojo de buen cubero, 2 palmos.

Y he aquí la grandeza de una firma y como la tenemos interiorizada.

A pesar de su tamaño la firma inmensa conserva la característica tan esencial de la separación entre las letras, y si no fíjense en esta firma del cuadro Patrulla por el campo que mide 46 x 56 cm, y vean la enorme similitud a pesar de que el cuadro de Montserrat mide 5 veces más que el expuesto en el MNAC.