Seleccionar página

La prensa de hoy, 17 de mayo, se hace eco de una sentencia acerca de un posible plagio.

El asunto anda entre canciones y el fallo sostiene que no existe tal plagio: “A pesar de la coincidencia de hasta 16 notas consecutivas en una frase melódica, era perfectamente posible que ello fuese fruto de la pura casualidad y no de plagio, obedeciendo la similitud melódica a utilización de giros comunes”.

No voy a entrar en valorar asuntos musicales porque no es lo mío, pero en cuanto a la posible coincidencia textual , ésta resulta anecdótica y superficial.

“Yo te quiero tanto que te daría la luna“, suena cursi , pero ahí va una oración afirmativa y una consecutiva en forma de promesa o de deseo.

Decir en una canción “yo te quiero tanto”, algo así como “Baby I love you”.

El texto supuestamente plagiado: “Yo te quiero, yo te quiero tanto, Que no puedo olvidar tu locura”
El texto que se propone como plagio “Que te sueño y que te quiero tanto Que hace rato está mi corazón latiendo por ti, latiendo por ti”.

Sintácticamente, oración afirmativa con un sujeto en primera persona y una oración con valor consecutivo.

Pero resulta que si escribes en Google: “Te quiero tanto” aparecen 28.100.000 millones de entradas y numerosísimos cantantes que se hacen eco de esta frase: Chayanne, Iván, Pasión Vega, José Luis Perales, Thalía…

Y es que las letras de las canciones románticas suelen compartir verbos como querer, amar, no puedo olvidar, sufrir, que pasará, no puedo vivir sin ti, perderte, buscarte, ser feliz…

La coincidencia en el uso de elementos habituales o comunes de un género literario o descripción de un dato histórico o científico no es representativo, porque recordemos que en cuestión de plagios los textos deben contener originalidad de algún tipo.

Y ya hemos visto que en las canciones románticas, como a veces en el amor, no somos tan originales.

Y si no…hagan la prueba; al escribir en Google la frasecita “Baby I love you” aparecen 893.000.000 resultados.

Mira si somos originales…