Siguiendo con los análisis de los géneros gráficos aplicados al estudio de las firmas en obras de arte, podemos considerar hoy la cohesión y la presión.
Este segundo es sin duda el aspecto más importante en un análisis de este tipo.

Veamos la cohesión, es decir, la manera cómo cohesionan o se enlazan las letras en la firma.

Hay que decir que habitualmente las firmas estampadas sobre óleo suelen mantener una cohesión desligada al emplear un tipo de escritura tipográfica.

De ahí que vamos a considerar como posibles indicios de falsedad:

  • Las interrupciones anormales
  • Los reenganches
  • Los retoques en los coligamientos
  • La rigidez o laxitud en el enlace
  • Las inhibiciones finales

En cuanto al género presión, en primer lugar, hay que considerar siempre los posibles agentes exógenos (tipo de útil, pasta pictórica y calidad del soporte) o endógenos que han podido alterar la firma habitual del artista.

De ahí que cualquier anomalía en el trazado deberíamos comentarla con el restaurador o especialista para que nos den su opinión o una justificación posible.

Una vez analizada la presión desde el punto de vista de la calidad, regularidad y calibre del trazo podemos considerar como posibles indicios de falsedad, insisto siempre y cuando sean accidentes y anomalías sean inusuales en la firma del artista, las siguientes características:

  • presión desplazada,
  • empastamiento,
  • cegados,
    escritura en rosario,
  • en surco y rellenando posteriormente el hueco,
  • rebabas,
  • estrechamientos,
  • acerados lentos,
  • cambios de tensión,
  • rigidez o laxitud.

Y finalmente hay que ver si esa soltura en la presión y en la cohesión ligan con el trazado magistral del Maestro, o no.